HISTORIA DE VATA 2

Lola era una chica vata por excelencia: delgada, ágil, creativa y comunicativa. Le encantaba viajar, aprender cosas nuevas y hacer amigos por todas partes. Sin embargo, también era muy inestable, nerviosa e irregular en sus hábitos. A veces se olvidaba de comer o dormir porque estaba demasiado ocupada con sus proyectos o planes. Otras veces se sentía ansiosa, triste o confundida sin saber por qué.

Un día conoció a Ramón, un chico pitta que le enseñó los principios del ayurveda y le explicó que su dosha vata necesitaba equilibrarse con una dieta adecuada, una rutina diaria y unas prácticas de yoga y meditación que le ayudaran a calmar su mente y su cuerpo. Lola se resistió al principio, pensando que eso era aburrido y limitante para su espíritu libre. Pero Ramón le mostró que podía seguir siendo creativa y divertida sin perder el equilibrio ni la salud.

Poco a poco Lola fue adoptando los consejos de Ramón y notó cómo su energía vital (prana) fluía mejor por su organismo. Se sintió más feliz, más tranquila y más conectada consigo misma y con los demás. Descubrió que el equilibrio no era sinónimo de monotonía sino de armonía. Y se enamoró de Ramón, quien le dio el mejor regalo que podía darle a una chica vata: un abrazo cálido y sincero.

¿Te identificas?

¿Qué reflexiones te llevas?

Krishna Das

Que estes siempre saludable

Te dejo este video si quieres seguir conociendo de Ayurveda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
1
Namaste

Escríbenos para ayudarte a resolver cualquier duda,